¡Beetlejuice, Beetlejuice, Beetlejuice!

Fotografía: Jesús Díez

Modelo: Pablo Delgado Gómez

Existen muchas creencias acerca de lo que sucede cuando alguien muere, hay quien piensa que hay vida más allá de la muerte y el alma inmortal sobrevive, otros creen en la reencarnación, y para otros, todo termina cuando la persona deja de vivir. Por desgracia, el ser humano carece de respuestas ante este enigma, no obstante, eso nunca ha servido  de obstáculo para que algunas personas desaten su imaginación e inventen sus propios universos acerca de este tema.

Uno de los directores actuales al que inconscientemente se le suele asociar por tratar en sus películas sobre estas cuestiones es Tim Burton. El primer largometraje como director en el que juega con el mundo de los muertos no es otro que Beetlejuice, una cómica historia de fantasmas estrenada por primera vez en 1988.

El filme se desarrolla en una casita en la que vive felizmente un matrimonio, hasta que un día, tienen un ridículo accidente de coche y al poco tiempo de volver a su hogar  descubren que están muertos. Los nuevos propietarios serán una extravagante familia compuesta por un matrimonio con una hija adolescente y harán todo lo posible para lograr mediante sus trucos de fantasmas que abandonen la casa. Desmotivados por sus fracasos recurren a una medida desesperada y sin ser conscientes de lo que realmente eso conlleva, pedirán ayuda a Beetlejuice quien tratará de espantar a los inquilinos con sus propios métodos.

A raíz del éxito de la película, aproximadamente 73 millones de dólares recaudados en Estados Unidos, decidieron crear una serie de dibujos animados para probar suerte en la pequeña pantalla. Los 109 episodios se emitieron un año después del estreno de la película, inicialmente en la cadena ABC. Cada capítulo tiene unos 20 minutos de duración y suele mantener una estructura similar.

Aunque la serie de animación se inspiró en la película se pueden apreciar diferencias significativas respecto a la línea argumental. Si en la película, Lydia, la hija del matrimonio no soporta a Beetlejuice, en la serie se convierte en su mejor amiga con la que vive numerosas aventuras, normalmente en el mundo de Beetlejuice.

El personaje que da nombre a la película es Beetlejuice (jugo de escarabajo) o “el fantasma de los fantasmas” como él mismo se apoda; un difunto que trabaja como “bioexorcista” o “exorcista de los vivos” y se encarga de ayudar al difunto que solicite sus servicios echando de su propiedad a los vivos que puedan molestarlo. En cuanto a su personalidad es un tipo desagradable, sucio y grosero, y aunque en la serie se le presenta algo más moderado, desborda locura y estupidez a raudales. El actor que encarna a este peculiar ser de aspecto desaliñado es un Michael Keaton prácticamente camuflado. Tiene la capacidad de deformar su cuerpo a su antojo, hacer aparecer algunos objetos y hasta transformarse en serpiente.

_CHU7074

Su apariencia es inconfundible, su atuendo característico es un traje a rayas verticales acompañado con corbata negra, camisa blanca o morada y botines negros. El pelo rubio verdoso, encrespado y despeinado, similar al que tendría un científico loco a falta de una buena ducha. El maquillaje de la cara es muy blanco, con unas ojeras moradas alrededor de todo el ojo, los dientes completamente descolocados y desiguales y las uñas rojas. Se pueden observar unas manchas verdes por la cara y las manos ya que se supone que murió por la peste negra.

La otra protagonista es Lydia, interpretada por Winona Ryder, es una la típica adolescente incomprendida que se siente aislada del mundo en el que vive, tiene el don de poder ver a los fantasmas, siente fascinación por lo paranormal, la fotografía y la poesía. En el filme muestra un cambio de carácter hacia el final pero en la serie esa actitud más alegre y optimista se mantiene.

Tiene un estilo gótico, a menudo viste de negro. Su tez es pálida y se le marcan las ojeras, la ropa y el cabello oscuro y el flequillo hacen contraste con su blanca piel. Suele llevar el pelo recogido en una coleta alta, suelto por encima de los hombros o tapado con algún sombrero de ala ancha.

El color que más utiliza en su vestuario es el negro pero también rojo y morado. En la serie, cada vez que va al “no-mundo” se pone una capa roja con unas finas líneas que simulan el dibujo de una telaraña.

Uno de los elementos más llamativos de la película es el inframundo o el “no-mundo”, una realidad paralela a la que pertenecen los muertos y en la que viven hasta que termina completamente su existencia. Es una parodia a la vida cotidiana, allí realizan  actividades de lo más mundanas y cada uno vive la muerte a su manera. Sería algo similar al mundo creado por el mismo director en ‘La novia cadaver’.

La película ha dado para largo, además de tener su propia serie de animación se crearon tres videojuegos: para una de las primeras consolas de Nintendo (Nintendo Entertainment System o NES), para la primera Game Boy también de Nintendo, y un videojuego de ordenador para el sistema operativo DOS titulado ‘Las aventuras de Beetlejuice: aventuras en el armario’.

Pero eso no es todo puesto que desde el año 2011 la Warner Bros anunció su interés en llevar a cabo una secuela; fue tras confirmar que Michael Keaton volvería a dar vida al personaje principal cuando la idea empezó a tomar forma; se prevé que para el 2015 pueda realizarse el estreno de ‘Beetlejuice 2’ pero las cosas todavía están en el aire.

Al igual que Tim Burton reutilizó el corto de ‘Frankenweenie’ para desarrollar una película, parece que vuelve a recurrir a sus primeros trabajos donde su imaginación estaba en su máximo apogeo. Habrá que esperar hasta el estreno para ver el resultado y saber si en este caso es aplicable o no aquello que se dice de que segundas partes nunca fueron buenas.

 

Debate

Trackbacks/Pingbacks

  1. […] las obras influenciadas por el musical de Sharman. Esta se encuentra en la estética y carácter de “Beettlejuice” (Tim Burton), “Permanezca en sintonía” (Peter Hyams), “REPO! The Genetic Opera” (Darren […]

Post a Comment

En YouTube

Galería de Encuadrados

Colabora con nosotros