Amanece, que no es poco

encuadre_esperpento_Axel

Ilustración de Axel Adams

En las semanas previas a la 59 Semana Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI), que se está desarrollando en estos días, una encuesta lanzada desde la página web del festival para elegir la mejor película española de los últimos 60 años situó “Amanece que no es poco” de José Luis Cuerda como la favorita de los internautas.
Puede parecer un hecho aislado, casualidad, reflejo de que los tiempos de crisis que vivimos llevan a la gente a querer reír, pero lo cierto es que en la citada encuesta este largometraje dejó atrás clásicos indiscutibles como “El verdugo” (Luis García Berlanga) o “Los santos inocentes”, confirmando el trabajo de Cuerda como película de culto y lo que es más importante, demostrando que 24 años después de su estreno, esta extraña comedia ha conseguido pasar de generación en generación para llegar a un público que apenas sabía andar en el momento de su estreno, y que ahora es capaz de recitar de memoria sus diálogos.

“Amanece que no es poco” es el tercer largometraje de José Luis Cuerda, cineasta que empezó su carrera en la televisión para debutar en la gran pantalla con “Pares y nones” (1982), ejemplo de la denominada comedia madrileña de los años 80 en la que también se iniciaron cineastas como Fernando Trueba (“Ópera prima”, 1980), o Fernando Colomo (“Qué hace una chica como tú en un sitio como este”, 1979). Tras “El bosque animado” (1987), largometraje en el que Cuerda ya mezclaba costumbrismo y cine fantástico, el realizador se lanzó a dirigir una película ambientada en un pueblo sin nombre que recrea en cierto modo la localidad manchega en la que el cineasta se crió. Sin una columna vertebral narrativa que nos guíe, veremos el día a día de una serie de personajes que viven en un mundo surrealista en el que se mezcla con acierto el casticismo español con el humor absurdo, dando como resultado una pieza única en la historia del cine español. “Amanece que no es poco” recupera y extiende el universo iniciado por el cineasta en un mediometraje llamado “Total” realizado para televisión española en 1983, que arrancaba con un desternillante texto de Agustín González, caracterizado como pastor de ovejas, explicándonos que la película se ambienta en el 2598 y que el pequeño pueblo que vemos tras él en realidad es Londres. En “Total”, Cuerda establece los códigos que se repetirán en “Amanece que no es poco” (y más adelante en “Así en el cielo como en la tierra”), logrando que el espectador acepte un esperpéntico sentido del humor, cercano en ocasiones al desarrollado por el tándem Berlanga-Azcona, mezclado con situaciones absurdas que convierten a un niño en Manuel Alexandre con la única explicación de “¡Padre, me he hecho grande de pronto!”.

amanece2

Tras este primer experimento, Cuerda consiguió reunir a varias generaciones de actores, creando, al igual que hizo en su día Berlanga, un puente entre la experiencia de Jose Sazatornil “Saza”, Rafael Alonso o el inolvidable Luis Ciges, frente a la juventud de Antonio Resines, Tito Valverde o Enrique San Francisco. Todos estos actores y muchos otros, mejores y peores, poseían una gran personalidad, eran una tipología de actores perfectamente reconocibles que se movían con gran facilidad en el terreno de la comedia, y que no han encontrado recambio en las nuevas generaciones, no sólo porque ahora se lleve otro tipo de actor, sino porque también se estila otro tipo de cine. “Amanece, que no es poco” es un largometraje ambientado en la España profunda en el que los hombres que nacen de la tierra, los pastores intelectuales, el discurso de Saza sobre Faulkner y los argentinos, Resines y Ciges con el sidecar, el borracho desdoblado o los flashbacks del alcalde consiguieron trascender la estética del momento para convertirse en parte de nuestra historia audiovisual. Cuerda consigue que intérpretes con personajes tan definidos a lo largo de sus carreras como Saza (siempre recordado por su extraordinario trabajo como el vendedor de porteros automáticos en “La escopeta nacional”), Manuel Alexandre o Luis Ciges, se integren perfectamente en ese mundo irracional en el que parece que cualquier cosa puede pasar, consiguiendo un equilibrio casi perfecto entre el clasicismo de la puesta en escena y los excesos del guión.

Seis años más tarde, Cuerda recupera este universo tan particular realizando un largometraje que podría entenderse como cierre de una trilogía, con una apuesta mucho más ambiciosa en la que convertirá el Cielo cristiano en otro pequeño pueblo español en el que entre otros muchos Fernando Fernán Gómez encarnaba a Dios, Francisco Rabal a San Pedro (ataviado como guardia civil), y Jesús Bonilla al mismísimo Jesucristo. A pesar de ser la película más estructurada de la trilogía, con un argumento central en el que los habitantes del cielo se plantean un nuevo Apocalipsis, “Así en el cielo como en la tierra” es la menos fresca y la más reiterativa de las tres, siendo sin embargo un excelente y muy reivindicable trabajo con secuencias realmente divertidas y muy original en su planteamiento, reuniendo además por última vez un reparto con nombres que marcaron varias etapas de la historia del cine español.

Durante los años 90 surgieron nuevos cineastas como Enrique Urbizu, Juanma Bajo Ulloa o Julio Medem entre otros, apostando por un cambio temático y estético respecto a lo que se venía haciendo en nuestra industria. Fue en 1995, año del estreno de esta película de Cuerda, cuando Álex de la Iglesia estrenaba “El día de la bestia” con gran éxito entre un público joven que descubrió con esta película que el cine español sí podía tocar temas cercanos a su sensibilidad, produciéndose así el inevitable cambio generacional. Cuerda supo adaptarse a los nuevos tiempos, ejerciendo de productor de Alejandro Amenábar en sus primeras películas, y realizando algún que otro extraordinario trabajo, como lo es “La lengua de las mariposas”, pero con “Así en el cielo como en la tierra” cerró esa etapa de humor absurdo y castizo con el que sin duda alguna entró en la historia del cine español.

Debate

Sin comentarios aún.

Post a Comment

En YouTube

Galería de Encuadrados

Colabora con nosotros